Grupo Joven Fundación Libertad

Las ideas tienen consecuencias

LA GRIETA CULTURAL EN ARGENTINA

Por: Alejo Sanchez, estudiante de Contador Publico y miembro del Grupo Joven Fundación Libertad.

Fecha: 27 de octubre de 2015.
 
 

Estamos en épocas de elecciones y los comentarios o charlas sobre política son cada vez más frecuentes. Vemos spots publicitarios a cada hora, a cada minuto y a cada segundo. Algunos proponen cambios económicos y otros, continuidad. Proponen cambios en las leyes, nueva policía y hasta algunos hablan de poner los militares para acabar de una vez por todas con el narcotráfico. Hasta ahí muchos podemos coincidir o no, pero creo que el gran problema a debatir es otro. Me estoy refiriendo a la cultura, y como este término es muy amplio, voy a intentar ser mas especifico. Hago referencia a la cultura de los valores, el respeto y el trabajo. Algo que en la Argentina se ha ido perdiendo, pero que durante esta ultima década de gobierno, ha sido terriblemente notorio.

Muchas veces se ha hablado de una supuesta grieta en Argentina, kirchneristas y antikirchneristas, pueblo y antipueblo, etc. Pero creo que esta no es la verdadera división, sino que la grieta es cultural. Quiero detenerme en primer lugar, a explicar la parte de la cultura de los valores y el respeto. Es cada vez mas “normal” ver como un hijo le falta el respeto a sus padres, como un alumno insulta a su maestra y como una discusión, cualquiera sea esta, se termina arreglando a las trompadas. Quien lee este artículo podrá decir que soy un extremista, pero les propongo llevar esto a un plano más cotidiano. Cuando vamos caminando en una zona céntrica y comercial de una ciudad, la gente camina a mil por hora, no importa si se tiene que llevar puesto a alguien para llegar antes a un lugar, lo hacen. Si usted no camina a la misma velocidad que impone el resto, probablemente se sienta avasallado. A veces parece que en este país, la gente caminara como ganado, cuando en otros países hay distancia entre las personas. Podemos ver la misma situación en un boliche, o a la hora de cruzar la calle, donde supuestamente la prioridad es del peatón, pero si no tenemos cuidado es probable que un auto, a toda velocidad, nos lleve por delante.

Este año, la gente ha salido a la calle a manifestar que no se siente segura no solo en la calle sino que tampoco dentro de su casa. La criminalidad y el narcotráfico han avanzado a grandes pasos y eso los habitantes argentinos lo sienten. El famoso Ni Una Menos y las constantes marchas contra la inseguridad han sido moneda corriente en este último año. La violencia familiar, los femicidios, las entraderas y los secuestros son consecuencia de que en Argentina las normas morales y el respeto se han perdido.

Voy a citar una definición sobre respeto, porque no quiero que esta palabra de semejante importancia, quede en el aire. El respeto es un valor que permite que el hombre pueda reconocer, aceptar, apreciar y valorar las cualidades del prójimo y sus derechos. Debemos ser tolerantes con aquellos que no comparten nuestros proyectos de vida. El respeto permite que la sociedad viva en paz, en una sana convivencia con base en normas e instituciones. Por eso la famosa frase: “No hagas a los demás lo que no querés que te hagan a vos”.

Y aquí es donde los argentinos fallan. Las personas deben tratarse con respeto, a partir de ahí surge la reciprocidad,  deben haber normas morales de convivencia, es decir, no te robo, no te mato y respeto tus opiniones por mas que no coincida, a partir de ahí surge el respeto por la propiedad privada y el sistema empieza a funcionar.

Pero parece que en este país resulta difícil poder llevar eso a cabo. Por eso tratare de buscar las causas por las que llegamos a esto.

En primer lugar, en Argentina todo es autorreferencial, es decir, yo soy el centro del mundo y el resto no importa. Por otra parte, el argentino discute todo, aun sabiendo que no tiene razón. Y por último, cuando una persona tiene que afrontar consecuencias, hace todo para poder evitarlas aun si eso implica no respetar la constitución. ¿Ejemplos? Sobran.

Mencioné anteriormente, la falta de la cultura por el trabajo, la cual creo ha sido un factor determinante por el que la Argentina no se ha desarrollado económicamente como si lo han hecho otros países del mundo. Intentaré dar las respectivas explicaciones.

Alrededor de los años 90, Mariano Grondona, confeccionó una teoría que explica el desarrollo de una sociedad a partir de su cultura. Dijo que las normas, los valores y las conductas se pueden agrupar en “sistemas de valores”. Por un lado, hay sistemas de valores que favorecen el crecimiento y otros que lo retrasan. En las sociedades que crecen, las personas creen en la meritocracia, en el trabajo, en superarse y competir con los demás. Eso hace posible que cada uno se pueda desarrollar. Y por otro lado, en los países que se encuentran en decadencia, la mayoría apuesta a la suerte, y cree en la cleptocracia y en enriquecerse a costa de los demás.

Sin título

El sitio World Value Survey realizó una encuesta donde los participantes deben expresar si están de acuerdo o no con que solo es posible enriquecerse a costa de los demás. Quien esté totalmente de acuerdo con esto, le asigna el menor puntaje (1) y si está en desacuerdo, el mayor (10). El gráfico muestra para la Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, España y Estados Unidos aquellos graduados universitarios y parte de la población total que responden de 1 a 4. Es decir, quienes más apoyan esta premisa. Como podemos ver, los 3 primeros países comparten algunas características culturales entre ellos, y los otros dos son sitios donde los argentinos emigran asiduamente.

Podemos ver que la diferencia entre Argentina y el resto de los países es notable. El 25% de los encuestados argentinos, creen que la riqueza se debe generar a costas de los demás. Si bien España nos supera en este número, lo que preocupa es que esta teoría esta mucho más firme en los segmentos más educados de nuestro país.

En los otros gráficos, podemos observar como Argentina es el país con más tendencia al estatismo, en contra del libre mercado y la competencia. Con estas observaciones, no es raro que sea el que peor  desempeño económico ha tenido en los últimos años en relación a los demás países.

Sé que mucha gente está preocupada por las cuestiones económicas y muchas otras cuestiones que le generan incertidumbre. Pero la cultura y el respeto es un tema esencial y no se puede negociar, sino que debe dársele máxima prioridad. Creo que Argentina ha perdido la batalla cultural en estos últimos 10 años. Una batalla, que seguirá  trayendo muchísimas consecuencias para el desarrollo de nuestro país y si no se realiza una reforma cultural a fondo y lo más pronto posible, estaremos más lejos de lo que estamos ahora de algún día poder llegar a ser una potencia mundial.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 27 octubre, 2015 por en Sin categoría y etiquetada con .

Archivos

Actualizaciones de Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: