Grupo Joven Fundación Libertad

Las ideas tienen consecuencias

VERGÜENZA EN TUCUMÁN, TRAGEDIA NACIONAL

Por: Rafael E. Micheletti.

Fecha: 25 de Agosto de 2015.

El #tucumanazo como producto final de la década robada

Nada podría ser más alusivo de la década robada kirchnerista que el robo a mano armada (literalmente) de una elección. No se trata de averiguar si sin el fraude el oficialismo hubiera ganado igual o no. Pues la democracia no es el fraude aceptable sino el pleno ejercicio de los derechos naturales del ser humano y el control de los gobernantes a través del imperio de la ley.

            Todos sabemos que sin el manejo del Estado, sin el clientelismo, sin la publicidad oficial, sin la persecución y extorsión de los medios de comunicación independientes, sin la corrupción, sin el robo de boletas y demás trampas electorales, el kirchnerismo no ganaría en ningún lado. Pero también sabemos que son acotados o nulos los canales institucionales habilitados para controlar todo eso y que, en el mejor de los casos, un recuento voto por voto sólo posibilitará la eliminación de los casos de fraude más flagrantes y extremos, lo cual no necesariamente dará el triunfo a la oposición.

            El problema es que se está institucionalizando cada vez más en nuestro país la trampa, el abuso, la cobardía del poderoso que pisotea los derechos de los débiles. En este marco, el gobernador supuestamente electo salió a decir con sumo descaro y desprecio por los tucumanos que las urnas incendiadas o vulneradas representaban menos del 1% del total. Claro que no dijo nada sobre los casos que no se vieron, ni explicó por qué se vio lo que se vio ni qué medidas concretas pensaba adoptar para evitar que se repitiera lo ocurrido y para sancionar a los responsables. En medio de incendios, tiros, robos, golpizas, el candidato del FPV pretendió vanamente crear un artificial ambiente de normalidad. Pero los tucumanos no le creyeron ni un ápice y salieron a la calle. El resto de la historia ya la conocemos…

            Carlos Zannini, fiel representante de la línea dura del régimen kirchnerista, salió a decir burlonamente que “desde la oposición mandaron a quemar urnas, quieren ensuciar el proceso electoral”. Lo que estaba omitiendo adrede era que, de los miles y miles de hechos denunciados, en uno solo estuvo involucrada la oposición, y fue por la reacción violenta de varios de sus fiscales ante la impotencia de ver que se robaban la elección en sus caras. Denunciaron que se habían inflado los padrones con gente de afuera y, ante la negativa de siquiera darle curso a la denuncia, algunos fiscales opositores reaccionaron con violencia contra las urnas. Y aunque no hubiera sido así es el gobierno el encargado de garantizar el orden y la limpieza en los comicios, no la oposición.

            Pero para el marxista Zannini, como para el núcleo duro del kirchnerismo, la “democracia” es apenas una palabra que queda bien y con la cual se puede disfrazar una maquinaria de opresión clientelar de naturaleza autoritaria que, en casos límite, es capaz de recurrir al fraude o la violencia si es necesario. No por casualidad hace poco sufrimos la muerte de un militante radical a manos de la maquinaria de terror totalitaria de Milagro Sala, quien supo construir poder gracias a los millones discrecionales e ilegítimos que el gobierno nacional le envía mensualmente.

            El populismo, que es la manipulación del pueblo, no su representación, es un método político autoritario que es reivindicado a viva voz por el kirchnerismo. Su tendencia es a la concentración del poder y el abuso. A medida que avanza el tiempo se vuelve cada vez más autoritario, y más todavía si el dinero empieza a escasear, como está ocurriendo ahora en una Argentina devastada por la corrupción y dependiente de una soja en baja. Lo mismo, aunque con mayor intensidad, ocurre en Venezuela.

            Para quienes pensaban que Scioli podía significar alguna especie de moderación o cambio, ha quedado evidenciado que su disputa es solamente de poder. A lo sumo, podrá bregar por un poco más de protagonismo de los gobernadores e intendentes feudales, pero siempre en el marco de un sistema signado por los patrones de comportamiento antidemocráticos que vimos recientemente en Tucumán pero que son moneda corriente en la mayor parte de nuestro país.

            A la indignación debe seguirle la reflexión. La Argentina no está para medias tintas, para la corrección política ni para los egos personales. La democracia formal y clientelar que tenemos se parece, de a poco, cada vez más a una dictadura. Si la oposición republicana no se une de acá al futuro para realizar reformas institucionales básicas que instauren la división de poderes y el Estado de Derecho, el sistema tenderá a un autoritarismo creciente que nadie podrá garantizar en qué habrá de terminar.

            Los ciudadanos de este país tenemos la posibilidad de tomar cartas en el asunto en octubre votando al opositor mejor posicionado, pero también pidiendo una mayor unidad de la oposición, ayudando a fiscalizar (filmando las irregularidades para hacerlas visibles) y estando alertas para hacer lo que esté a nuestro alcance, por poco que sea, para que de una vez por todas la democracia rija de verdad, más allá de la retórica y reflejada en los derechos de todos los argentinos por igual.

            El llamado “tucumanazo” puede parecer infructuoso pero la movilización ciudadana ayuda, y más aún si es pacífica y persistente. Va creando opinión y acostumbrando a la ciudadanía a sentirse dueña de su destino, para lo cual no basta con protestar sino que hay que participar. Son muchos los casos históricos de debilitamiento y derrumbe de dictaduras por métodos no violentos. Como ha explicado el genio de la no violencia Gene Sharp, elegir la violencia es escoger el terreno de juego que está más inclinado a favor del Estado, por lo cual debe evitarse en la medida de lo posible. La solución, entonces, parece ser insistir, perseverar, volver a insistir y volver a perseverar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 25 agosto, 2015 por en Política y etiquetada con .

Archivos

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: